Ecoblog

Información y Opinión para la Era Ambiental

sábado, octubre 02, 2004

¿Para qué queremos un Día Sin Coches?

Ya llevamos unos cuantos 22 de septiembre en esta vieja Europa en la que los políticos se destapan haciéndose unas cuantas fotos delante de unos cartelones -realizados para la ocasión- que cantan las ventajas de tener ciudades sin coches en las calles.

Lo triste es que para lo único que sirven esos carteles es para tapar el atasco de todos los días -aún más desbordado ese día por el corte de algunas calles- y las vergüenzas de una sociedad incapaz de ver más allá de la comodidad de un sofá en el que vivimos instalados.

¿De qué sirve un día sin coches?

De qué sirve si todos aspiramos a comprarnos un coche con nuestro primer sueldo; si a los políticos se les llena la boca hablando del número total de coches que se vendieron en el último mes; si la economía y el número de puestos de trabajo se mide ahora por los kilómetros de carreteras, puentes y túneles capaces de construir cada gobierno; si los parkings públicos se construyen en el centro de las ciudades como aspiradoras de más y más coches; si el transporte público es escaso, lento y caro; si nos vendemos por tener una de esas casas en las urbanizaciones de las afueras desde donde únicamente podremos llegar a la ciudad en nuestro coche; si se planifica y se aspira a seguir planificando las ciudades de espaldas a los peatones; si en los despachos de los que mandan todos los días se estudia donde se van a robar espacios a los ciudadanos para ensanchar las calzadas;...... para ¿qué sirve entonces un día sin coches?

En los primeros años de la "celebración" supe de algunos amigos que cogieron su bici o se subieron a un bus guiados por un espíritu de solidaridad colectiva. El pasado 22 me encontré a alguno de ellos que había olvidado la cita -"¡es que este año no han hecho publicidad!"- y como los más se había abandonado al mayoritario vicio de con el coche hasta la puerta del sitio donde voy.

1 Comentarios:

At 5:58 p. m., Blogger mmp said...

la respuesta es : Para nada. Es más , yo creo que este tipo de "celebraciones" aisladas solo crean cabreo y malestar general en el ciudadano. sea, rechazo ante la posibilidad de desarrollar iniciativas el resto del año que ayuden a reducir los niveles de tráfico en el centro de las ciudades.

 

Publicar un comentario

<< Home