Ecoblog

Información y Opinión para la Era Ambiental

domingo, marzo 20, 2005

Los sintómas de la Primavera II

Bueno, oficialmente la Primavera comienza este año hoy sobre las 13:33, creo que he leido en algún sitio, pero claro, eso desde el punto de vista astronómico y esas cosas, que nadie espere ver florecer los naranjos a partir de las 13:30, que una cosa es la astronomía, y otra bien distinta son los ciclos de la vida. Así que, para que no tengais que mirar el calendario para saborear esta estación, aquí os va otro sítoma pajaril facilmente apreciable en pueblos y ciudades. Si la última vez que hablamos de pájaros y Primavera hacía referencia al canto de los Verdecillos, esta vez se trata de la visita anual de las golondrinas (Hirundo rustica). Pues si, hoy, paseando por los retazos de huerta que la depredación urbanística ha obviado, de momento, en los alrededores de Murcia, las he visto por primera vez en lo que va de año, elegantísimas, con su dorso azul oscuro con brillos metálicos y su cara encarnada, como si sufrieran de vergüenza patológica, babero oscuro y vientre blanco, completando su traje con su bonita cola ahorquillada. Miradlas con respeto, pues si las veis aparecer por vuestras ciudades, sabed que vienen de hacer un viaje de cerca de 10000 kilómetros desde sus cuarteles de invernada, en el África subsahariana, incluso tan lejos como desde la misma Sudáfrica. En cuanto se repongan de su viaje, empezarán a preparar su nido, que colgaran debajo de un alero, o dentro de un cobertizo, y que está hecho en forma de pequeño tazón de barro. Como siempre, el ser humano es un desgraciado desagradecido, y en cambio al favor que nos hacen consumiendo una gran cantidad de insectos a diario, entre ellos los molestos mosquitos, cada vez les resulta más complicado a estas bonitas aves el encontrar zonas con barro fresco para hacer su nido, o lugares tranquilos donde anidar. Algunas ciudades con conciencia han emprendido acciones para que no se pierdan de sus cielos los quiebros de las golondrinas, como es el caso del Proyecto Oroneta (Golondrina en catalán), en la ciudad condal.
Junto a ellas, han llegado también los aviones comunes (Delichon urbica), grandes viajeros también. Se pueden llegar a parecer bastante, pero si os fijais bien, vereis que su dorso no es uniformemente azul oscuro, si no que tienen una gran mancha blanca en el final de la espalda, el obispillo, que no tienen la cara roja, ni babero oscuro, sino que todo el vientre es blanco hasta el pico, y que la cola, siendo ahorquillada, no es tan larga como las golondrinas. Hacen el pico de forma parecida, solo que utilizan su saliva para darle forma al tazón que cuelgan de los aleros en las ciudades. Como ave insctívora que es, también está protegida, y no se le debe de molestar. Por otro lado, no comprendo como alguién querría molestar a estos acróbatas aereos.
Estaros al tanto, pues como van del Sur al Norte, aunque en Murcia las tengamos ya, puede que más al Norte todavía no hayan llegado, y que todavía pasen unos días hasta que este nuevo síntoma primaveral aparezca, aunque el calendario os asegure lo contrario.