Ecoblog

Información y Opinión para la Era Ambiental

martes, junio 13, 2006

Acoso al Fiscal -V-

El otro pecado del Fiscal es su esposa, según los críticos. Como profesional de la Abogacía viene ejerciendo su profesión en Murcia desde hace años con total normalidad. Nada existía hasta la fecha que se lo impidiera salvo las limitaciones de ejercicio de la misma en aquellos ámbitos (penal, social,...) en que pudiera coincidir con su esposo, debiendo uno de los dos abstenerse de su actuación.

Según se ha dicho, en el ejercico de su profesión defendió al PSOE en diferentes asuntos en los que, por supuesto, nunca intervino el Fiscal.

Los problemas surgen cuando el Fiscal accede a la Jefatura de la Fiscalía en la Región de Murcia. Cargo más político, que administrativo; máxime si tenemos en cuenta que es el PSOE quien se encuentra en la cabeza del Ministerio de Justicia. En ese instante es cuando cuando la esposa procede a renunciar a la defensa de los intereses del PSOE en los que hasta la fecha había venido interviniendo. Pese al rifirafe verbal al que hemos asistido de fechas en las que se admitieron los escritos de renuncia por parte de los diferentes juzgados, los críticos no han sido capces aportar prueba alguna de intervención de la esposa en estos asuntos con posterioridad a la toma de posesión del Fiscal. Esto nos lleva a concluir con que no ha habido esa "simultaneidad pretendida" en el ejercicio de sus profesiones.

Ya hemos dicho que nada impide a la esposa representar al PSOE, ni siquiera en la actualidad, salvo en los supuestos en que ambos coincidieran en un mismo asunto, lo cual nunca ha sucedido.

Lo que sí que no estaría socialmente bien considerado es que estas actuaciones se produjeran, siendo el Fiscal el Jefe de la Fiscalía en Murcia, máxime si sobre la mesa hay tantos asuntos turbios que implican al PP y su entorno. Pero como ya hemos dicho, y los críticos han acabado reconociendo, la esposa renunció a la defensa del PSOE antes de la toma de posesión del Fiscal, independientemente de cuando los juzgados admitieran a trámite la renuncia, no habiendo realizado actuación judicial alguna tras esa fecha.