Ecoblog

Información y Opinión para la Era Ambiental

domingo, mayo 08, 2005

Cabo de Gata: los horrores de la urbanización descontrolada

Por este motivo, la amenaza y/o realidad de la urbanización invasora, esta mañana se ha convocado una manifestación contra la especulación urbanística y la construcción de macrohoteles dentro del mismo espacio protegido de Cabo de Gata.
A estas alturas, ya una no se pasma con nada, pero de verdad que las fotos del esperpéntico hotel son espectaculares. La pregunta, la primera que se viene a la cabeza, es cómo se consiente que en este paisaje tan característico y bello se perpetre semejante horror. Bueno, esto puede ser una cuestión de subjetividad: la belleza, y el gusto de cada cual es algo no reglado.
Lo peor es cuando esperamos que los encargados de que estos desmanes no se cumplan sospechosamente miran hacia otro lado, o ponen trabas a los que simplemente piden que se cumplan las leyes de protección de la naturaleza y del patrimonio de todos.

Es el caso de Cabo de Gata, pero que puede extenderse a muchísmos lugares del país:

"Diferentes asociaciones ecologistas de Almería, Ecologistas en Acción, Grupo Ecologista del Mediterráneo (GEM) y la Asociación de Amigos del Parque de Cabo de Gata, se han dirigido al Fiscal Comisionado de Medio Ambiente de Almería para que se esclarezca la situación de urbanización masiva que se está llevando a cabo en la playa de El Algarrobico, en Carboneras, en la frontera Este del Parque Natural de Cabo de Gata y rodeada de espacios de fuerte protección, motivo por el que se impide a los propietarios colindantes cualquier tipo de actuación sobre sus terrenos. A juicio de las Asociaciones ecologistas, todo indica que el paraje de El Algarrobico es un espacio protegido, que no permite la urbanización que se está llevando a cabo, que incluye un macrohotel y un elevado número de viviendas, y que han significado un importante desmonte en la zona. Según las citadas asociaciones, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque de Cabo de Gata no lo contempla como suelo urbano, según consta en la cartografía de la zona, sino como zona B2, área silvestre y zona C2, de cultivo tradicional, por consiguiente; no es ni puede ser suelo urbano."

Pues para no ser suelo urbano el hotelito les está quedando de lo más aparente. Casi se puede saltar desde los balcones al mar directamente.
Por supuesto, la administración local se vuelve ciega, sorda y muda. Completamente inoperante a la hora de hacer respetar la Ley. Y esto ya no es una cuestión de sensibilidad. Es incompetencia y en muchos casos una incompetencia bastante sospechosa:

"Las Asociaciones ecologistas se quejan del trato recibido por las distintas administraciones implicadas en un tema de tal gravedad. Porque de ser cierto lo que afirman las asociaciones ecologistas, que se está construyendo una macrourbanización en suelo no urbano, pudiera dar lugar a responsabilidades penales. El Ayuntamiento de Carboneras reiteradamente ha dilatado la entrega de documentación, que empezó a solicitarse hace más de un año y que ha requerido la intervención en numerosas ocasiones del Defensor del Pueblo Andaluz, para que este consistorio dé cumplimiento al derecho de información en materia medioambiental que tiene cualquier ciudadano. Este Ayuntamiento ha llegado a exigir la suma de 1008 euros por la fotocopia del expediente administrativo. A la propia Consejería de Medio Ambiente y a su Delegado en Almería, se le ha requerido en sucesivas ocasiones para que clarifique la situación y se paralicen las obras. Hasta el momento la Consejería y la Delegación se han limitado a guardar silencio. Estas asociaciones no han recibido contestación alguna por parte de la Administración de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, ni siquiera se les ha suministrado la información requerida."

Por desgracia esto es el pan nuestro de cada dia en la lucha de los que defienden el medio natural. Podéis encontrar más información del caso aquí.

Suerte y ánimo para estas asociaciones en su defensa de Cabo de Gata.

5 Comentarios:

At 11:30 p. m., Blogger Ale said...

No quería leerlo. Lo ultimo que quiero oir es que el único espacio natural que queda en la costa andaluza se vaya a la mierda. Voy cada verano, y no quiero que arreglen las pistas, no quiero nuevas carreteras, no quiero más facilidades, ni turismo ni leches. Yo voy, respeto, disfruto, no necesito un majestuoso hotel en la costa que rompe la armonía de un paisaje tan especial. Que pena que la carcoma haya llegado hasta allí. Ojalá vuelva a ser una zona volcánica activa, como lo fue, y se vaya todo al carajo. Siento la expresión, pero esto me quema. No es posible, bueno, desgraciadamente lo es. ¿Cuando aprenderemos?
No quiero ser pesimista. Deseo suerte a todos los que de cerca van a participar activamente en las movilizaciones y lo que haga falta para frenar este desmadre. Ya está bien!

Enhorabuena por tu blog. Muy interesante y bien documentado.

Un saludo
Ale

 
At 7:20 p. m., Blogger mmp said...

Hola Ale!
Gracias por tus comentarios.
Por desgracia, la mayor parte del levante español está bajo la amenaza de especulación urbanística. El caso de Cabo de Gata es solo un ejemplo de tantos.
Estas cosas son casi imparables. No es pesimismo, es realismo. Estamos en el bando de los perdedores. Pero no nos vamos a quedar cruzados de brazos ;-)
Me alegro por tu blog, no está de más tener cuantas más perspectivas posibles en el tratamiento del medio ambiente. Y los ingenieros tenéis mucho que aportar en este campo. Espero poder dialogar y aprender de lo que escribas en él.

 
At 11:01 p. m., Anonymous yildelen said...

Yo también disfruto de este bello rincón cada verano, y cada año, cuando veo las largas colas de coches accediento por las pistas a 10km/h en dirección a la playa de los Genoveses, me digo: bien, al menos un año más sin carretera.

 
At 8:34 p. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
At 10:07 p. m., Blogger Roberto Iza said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Publicar un comentario

<< Home