Ecoblog

Información y Opinión para la Era Ambiental

martes, diciembre 28, 2004

Cambia de Energía

Este es el nombre de una campaña internacional de WWF/Adena que tiene como finalidad
"conseguir que las principales empresas eléctricas del mundo se comprometan a producir energía con reducciones progresivas de sus emisiones de CO2"

y se basa en:

"Un estudio realizado para WWF sobre la posibilidad de reducir las emisiones de CO2 del sector eléctrico de la UE muestra que a través de una serie de actuaciones sobre los consumidores finales podría conseguirse reducir la demanda de electricidad en un 27% para el año 2020. Adicionalmente, a través del fomento de tecnologías más eficientes en las instalaciones de generación, el empleo de combustibles con menor contenido en carbono (como el gas natural) y un mayor impulso a las energías renovables, podría conseguirse el objetivo que persigue esta campaña: disminuir a la mitad las emisiones del sector en 2020."

En esta página puedes enviar una carta a dos empresas eléctricas españolas en la que les solicitas eliminen progresivamente el carbón como fuente de energía para su producción eléctrica e inviertan más en energías renovables y cogeneración, para disminuir sus emisiones de CO2.

Y además de esto, podeis seguir alguno o todos los consejos que se ofrecen, e informaros de cómo aprovechar mejor la energía aquí.

Y ojo con las campañas de ciertas eléctricas sobre energías limpias con muchos animalitos y mucho campo. En la web de Greenpeace, toda la información al respecto.

¿Alguno de vosotros contrató ya energía limpia de veras? ¿Teneis información de empresas que lo certifiquen?



Censo Invernal de Aves Acuáticas Murcia 2005


La Secretaria de Investigación de ANSE-Cartagena esta preparando el próximo Censo Invernal de Aves Acuáticas Murcia-2005, que tendrá lugar el fín de semana del 15-16 de enero como fecha prioritaria, y como alternativas el anterior o posterior.
Por eso solicita ayuda y colaboración a aquellas personas que quieran participar en ésta ya antigua actividad.
La dirección de contacto es:
Antonio Hernández
ajhernandezn@yahoo.es
Más información aquí

lunes, diciembre 20, 2004

Proyecto Coccinella

"El Grupo de consumidores y productores de productos ecológicos Coccinella es una organización que se enmarca en el Proyecto Coccinella de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE).

Este proyecto tiene como finalidad la promoción de la agricultura y la ganadería ecológicas, a todos los niveles, apoyando a productores, elaboradores, distribuidores y consumidores de productos ecológicos y difundiendo entre los habitantes de nuestra región las importantes ventajas que tiene este tipo de producción."

Es una estupenda noticia, una idea con mucho futuro e ilusionante, y desde el Ecoblog le deseamos a los responsables de todo este trabajo que se vayan cumpliendo todas sus expectativas, que en el fondo y en la forma nos benefician a todos.

Muchas gracias por vuestro esfuerzo :)

Más información aquí

domingo, diciembre 19, 2004

¿Sabes lo que es la leche?

Este es el título de un artículo realizado por la gente de una granja de productos ecológicos llamada Cañada del Prao que se encuentra situada en la población murciana de Bullas.

En el artículo se realiza una exposición de cómo se produce la leche en la actualidad -lo que me ha puesto los pelos de punta-, así como un breve texto sobre las bondades de los productos lácteos de orgien ecológico producidos en dicha granja.

sábado, diciembre 18, 2004

Reportajes medioambientales en Línea 900


Probablemente la mayoría conocereis el programa de la segunda cadena de TVE, "Línea 900". Se emite los Domingos sobre las 20-20.30 h. Para mí es uno de los mejores programas de reportajes de la televisión actual. Se caracteriza por que prestan bastante atención a las denuncias de los espectadores y generalmente muchas de ellas acaban en reportaje, después de haber estudiado ellos el tema.

No puedo seguirlo todo lo que quisiera, pero curioseando por su web he encontrado la relación de reportajes emitidos desde su inicio, los de la última temporada reseñados además. He hecho una pequeña selección de los que tienen temática ambiental:

Otra visión del eslogan "Agua para todos". Dedicado a temas de agua y utilización de acuíferos en la Región de Murcia.
Emisión: Domingo 19 de Diciembre de 2004, 20'30h.


¿Cementeras o incineradoras?

Sobre los peligros de usar las cementeras para la incineración de residuos varios, eufemísticamente llamado "valorización de los residuos".
Una reflexión sobre los perjudiciales efectos que tiene el exceso de ruidosobre el sistema nervioso y auditivo y la valoración sobre este problema en España, uno de los países más ruidosos del mundo.


Interesante reportaje sobre el aprovechamiento de los frutos del Castaño (Castanea sativa) en Castilla y León y Asturias.


Sobre la situación del lobo ibérico (Canis lupus), amado y odiado a partes iguales, en la actualidad.

El 25 de abril de 1998 se desmoronó el dique de la balsa de residuos de la mina de Aznalcollar. Seis millones de metros cúbicos de lodos tóxicos y aguas ácidas inundaron cinco mil hectáreas en las vegas de los Ríos Agrio y Guadiamar. Cuatro diques improvisados impidieron que los vertidos de zinc, plomo, arsénico, cobre y otros metales pesados envenenaran el Parque de Doñana.

Años después, seguimos sin saber que pasó, ni quienes son los responsables de la mayor catástrofe ecológica en España, hasta aquel momento.

“Esto nos debe servir a los ciudadanos para darnos cuenta que no podemos permitir que jueguen con nuestro medio ambiente, -reclama Fernando Hiraldo, director de la Estación Biológica de Doñana - porque luego nos cuesta mucho a todos de nuestro bolsillo, y nos puede costar también mucho de nuestra salud”. Es una de las “Lecciones de Aznalcollar” que ha recogido el equipo de Línea 900.


Sed de golf

Sobre la proliferación campos de golf en el Levante y Andalucía.


Animales

Sobre el abandono de mascotas.


El Quijote entre alambradas

Dedicado al problema de los vallados cinegéticos.
Las grandes fincas de caza han colocado cercas de dos metros de alto, que cortan caminos públicos e impiden el acceso a lugares citados en el Quijote y las Novelas Ejemplares en La Mancha.

Un equipo del programa ha rastreado la pista de las dioxinas en España. En diversos estudios se observa que los niveles de dioxinas en los españoles van en aumento, y que el 95 por ciento de las dioxinas llegan a nuestro organismo a través de los alimentos.

Sobre la Encefalitis Espongiforme Bovina (EEB) o Enfermedad de las Vacas Locas y su repercusión en la ganadería y en el medio rural.

Sobre la situación de la pesca en España.

Mientras en muchos países europeos se retiran del mercado alimentos con ingredientes modificados genéticamente, en España se están introduciendo a gran velocidad.


Sobre las posibles repercusiones de las radiaciones de la telefonía móvil en la salud de las personas.


Una gota de 800 litros


Sobre los efectos de la gota fría del año 2001 y el urbanismo sin control.

Hace diez años, las máquinas excavadoras hicieron desaparecer la primera fábrica de concentrados de uranio español, que se inauguró en Andujar en 1959. Llegó a tener una plantilla de casi doscientos trabajadores, de los que más de la mitad ya han fallecido.


Trenes en vía muerta


Sobre las vías férreas abandonadas y su reutilización como vías verdes.


La lista completa de reportajes emitidos se puede ver aquí.

Por último, decir que hay más reportajes de temática medioambiental, pero no están reseñados en la web de Linea 900, aunque por el título se pueda uno hacer una idea. Se pueden solicitar copias de los reportajes ya emitidos, por si a alguien le interesa.

Masa Crítica

Vía Cambalache, he visto que se anuncia una acción de Masa Crítica en Sevilla.

En Murcia tenemos nuestra propia plataforma para la creación del carril bici. Murcia sería una ciudad ideal para usar la bici a diario. Solo hay un problema: que te juegas el tipo ;-)

Apoyar estas plataformas, o actuaciones como las de Masa Crítica es devolver las ciudades a los ciudadanos y arrebatárselas a los coches.

miércoles, diciembre 15, 2004

El estrangulamiento energético

Es el título del capítulo de Redes (sí, el programa sobre ciencia de E. Punset de la 2) de esta noche (alrededor de las 12). En su página, que por cierto me ha parecido completa (hay enlaces sobre los temas que se tratan en cada emisión) se puede leer de lo que versará el programa de hoy:

"En un futuro próximo extraer petróleo de las profundidades de la tierra será tan costoso económicamente que no saldrá a cuenta hacer perforaciones para obtener el oro negro.

¿El petróleo se acaba? ¿Hay suficientes energías alternativas? Esas y otras preguntas se debaten esta semana en Redes con el ingeniero francés Jean-Marc Jancovici , autor del libro “ El porvenir climático”

Este experto en el sector energético ofrece una visión critica y a la vez realista de la actual crisis energética y sus implicaciones.

El debate se extiende también sobre la energía nuclear, las energías renovables, su coexistencia y su necesidad.

En el plató acompañan a Eduard Punset, director del programa REDES, Luis Bailarón del Instituto Nacional de Meteorología y Cayetano López Martínez del Centro de investigaciones energéticas medioambientales y tecnológicas (CIEMAT)."


Lo podemos comentar mañana ;-)

lunes, diciembre 13, 2004

¿Vas a cambiar de móvil?...¡Dona tu móvil!

Por suerte mi retro-móvil todavía no da síntomas de dejar de funcionar, pero si el vuestro ya no os sirve para nada, teneis la opción de lo más recomendable de donarlo.
¿Qué harán con él?
" La logística de recogida, reciclaje y recuperación de los terminales la realiza la empresa CMR Corporate Mobile Recycling Ltd. Esta compañía recoge y analiza los terminales desechados. Si el móvil no funciona o es muy antiguo, lo recicla según los protocolos de protección medioambiental y tratamiento de residuos peligrosos. Si el móvil funciona correctamente o es reparable, CMR lo recupera para reutilizarlo y contribuye económicamente a los fines de Entreculturas y Cruz Roja con una cantidad acorde a los precios de mercado a los móviles usados."

Hay puntos de recogida por todo el país e incluso podeis organizar vuestro propio punto de recogida de móviles en colegios, institutos, oficinas...

más información aquí

El Tribunal Constitucional obliga a reabrir la Comisión del 'Prestige' en el parlamento gallego

Vía Libro de notas

"El Tribunal Constitucional ha declarado nulo el procedimiento por el que se suspendió la comisión de investigación sobre el ‘Prestige’ en el parlamento gallego. Tras esta decisión, la comisión de investigación deberá reanudarse. El Tribunal Constitucional ha estimado el recurso de amparo presentado por el Bloque Nacionalista Galego (BNG) contra la disolución en el Parlamento gallego de la comisión que investigaba el naufragio del petrolero "Prestige", según informaron a la Cadena SER fuentes de esta formación."

Noticia completa aquí

miércoles, diciembre 08, 2004

Por la huerta


Observo con envidia sana como en Valencia existe un colectivo bastante activo en la defensa de la Huerta. En Murcia, donde vivo, la expansión caótica y agresiva de la ciudad esta acabando silenciosa y paulatinamente con este medio tan rico y característico. Lo que queda de huerta se encuentra en la mayor parte de los casos inmersa en un estado de abandono y desorden urbanístico. Basura, construcciones ilegales...todo esto con la permisividad más absoluta por parte de las autoridades, resultado del desinterés de los que vivimos en Murcia por una de las señas de identidad de los murcianos.
Desde luego, somos dignos de estudio por la desidia con la que asistimos a la destrucción de nuestro patrimonio cultural y natural.
Si conoceis alguna iniciativa en Murcia a favor de la protección de la huerta, por favor, dejad algún comentario, me interesaría informarme.

A través de Per L´horta me entero de que en Valencia estos días se está celebrando el Foro Mundial sobre la Reforma Agraria.Leo en su convocatoria (PDF):
"El debate del siglo XXI ya no es solo entre latifundio ocioso y minifundio, sino también entre empresas aparentemente muy rentables (aunque las consecuencias sociales, ecológicas y económicas de su éxito sean desastrosas para la sociedad en suconjunto) y una agricultura familiar empobrecida sin apoyo de políticas públicas que le permitan expresar su potencial."

Volvemos a lo mismo: ganancias de unos pocos a corto plazo frente a empobrecimiento y pérdidas ecológicas, sociales y económicas a medio y largo plazo. Es bueno que se den a conocer otras realidades, se desarrollen estrategias alternativas y se compartan experiencias en este y otros sentidos.
Salimos ganando todos

Juicio contra el asesino de Canela

Leo en La verdad digital:
"La Justicia francesa procesó ayer por «destrucción de especie protegida» al cazador galo que disparó y mató en el valle de Aspe a la osa parda Canela, la última de la especie pirenaica que quedaba en la cordillera. René Marqueze, nombre del cazador, no será sin embargo encarcelado."

¿Cuál es el precio de una especie? ¿Cuál es el valor de la belleza de Canela?
Nadie es capaz de estimar este valor. Es, por esto, que pareciera que no tiene valor.
Por esta horrible perversión de los valores que todos hemos aceptado, es tan fácil que todo a lo que más aprecio deberíamos tener por insustituible, desaparece sin provocarnos a veces el menor estremecimiento.

Las tribulaciones de un naturalista de agua dulce en alta mar IX

Día 9: Y llegamos al final (1-XII-2004)

El nuevo día nos sorprendió otra vez gris y desagradable, y en la sede que ANSE tiene en Cartagena, pues la noche anterior, ante la lluvia que caía tuvimos que abandonar nuestro camarote en el barco, ya que las reparaciones todavía no han llegado a impermeabilizar la cubierta, y corríamos serio riesgo de acabar con todas nuestras pertenencias pasadas por agua. Y aunque el aspecto del día ya nos presagiaba lo peor, los partes meteorológicos nos confirmaban poco más tarde que el mar no estaría en condiciones para realizar avistamientos, así que nos dispusimos a pasar el último día de la campaña varados en tierra. La verdad es que tanto el tiempo, como el hecho de ser el último día y no poder salir al mar una vez más invitaban un tanto a la tristeza.
Aún así, no tuvimos que permanecer inactivos, ya que pudimos colaborar en complicada tarea de ponerle el radiotransmisor a la Tortuga boba que capturamos frente a Águilas dos días atrás y que por culpa del tiempo todavía no habíamos podido liberar. Pedro nos llamó y nos dijo que aunque las condiciones para ver cetáceos no fueran las idóneas, el tiempo no era tan malo como para poder alejarnos de la costa lo suficiente como para liberar a la tortuga. Por lo tanto, tras desayunar tranquilamente, nos dirigimos al vivero, instalaciones en las afueras de Cartagena en las que ANSE cultiva plantas autóctonas de diversas especies para su posterior uso en repoblaciones. El vivero también tiene otros usos, como es el de cuidado y cría de ejemplares de Tortuga mora (Testudo graeca), pariente terrestre y más pequeño de aquel que pretendíamos liberar ese día, para su reintroducción controlada y posterior seguimiento también con radioemisores. Casi se diría que el vivero parece un reducto de algo más salvaje en un entorno que se urbaniza rápidamente, poseyendo especial encanto los grandes ejemplares de Sabina de Cartagena (Tetraclinis articulata), iberoafricanismo endémico de las sierras litorales de la comarca de Cartagena, que hay plantados dentro del recinto.
Una vez allí, nos encontramos con que Pedro y Juanfran, otro miembro de ANSE, ya se habían puesto manos a la obra y habían sacado a la tortuga del embalse en el que había estado alojada el día anterior. Así, con “Churri”, nombre puesto al pobre quelonio por mis compañeras, encima de una mesa y relativamente tranquila, procedimos a seguir las instrucciones de los protocolos científicos redactados para estos casos. Primeramente se procedió a lijar suavemente la zona del caparazón donde iría adherido el radioemisor, para eliminar impurezas tales como algas y algún parásito que impidiera la correcta fijación del mecanismo. Seguidamente se procedió a aplicar el pegamento especial al caparazón de “Churri” y a la fijación del aparato, para dar después una capa de fibra de vidrio como la que se utiliza en la construcción de barcos, para terminar dando una mano de pintura a todo el conjunto, no a toda la tortuga ojo, para evitar que se pudieran adherir diversos parásitos. El procedimiento, incluido el secado tanto del pegamento como de la pintura, nos llevó varias horas, durante las cuales la tortuga permaneció impasible y estoica ante nuestros trajines. Y aunque el conjunto de la operación pueda resultar aparatoso, dentro de unos dos años, no quedaría ni rastro de todo nuestro trabajo, pues el mismo crecimiento y renovación de las placas del caparazón haría que todo el tinglado acabara por desprenderse. Durante todas esas horas, colaboramos sujetando bien al animal, no fuera a ser que se le calentara la sangre de repente y quisiera escaparse, o curándole unas pequeñas rozaduras que se había hecho en las patas con gasa y Betadine, o simplemente aplicándole calor con un secador para el pelo en las zonas donde se había aplicado pegamento o pintura para que se secaran más rápidamente ante las condiciones de humedad reinante.
Una vez terminado todo ese follón nos vimos desilusionados ante la imposibilidad de poder devolver a “Churri” al mar ese día por un empeoramiento súbito del viento, por lo que la devolvimos con cuidado a su estanque y nos despedíamos de ella, o él, que nunca se sabe con los subadultos.
Ya a media tarde procedimos sin mucha gana a recoger un poco nuestras pertenencias y hacer un poco la maleta. Sacamos la ropa limpia que nos pudiera quedar y nos arreglamos un poco, dispuestos a buscar un buen lugar en la ciudad que nos permitiera recordar y hablar una vez más de todas las cosas que habíamos vivido los días anteriores, mientras brindábamos con una buena copa de vino y disfrutábamos de los últimos momentos de la aventura que estábamos viviendo. Alegres, aunque un poco tristes al tiempo, acabamos por regresar a nuestro refugio en la sede de ANSE para dormir en compañía por ultima vez, echando de menos, por lo menos yo, lo acogedor del camarote de madera del Else, aún con todo su desorden. Me arrellané en mi saco, casi deseando mientras me deslizaba hacia el sueño, que el día siguiente fuera de nuevo el primero de la campaña, y poder disfrutar de más días de la tranquilidad y la soledad del mar, de sus amplios horizontes y de sus tonos de azul. Y así, escuchando las olas, pese a estar lejos del puerto, al final, me dormí.

P.D.: Durante el tiempo que estuvimos trajinando con “Churri”, no pude dejar de sentirme como hipnotizado por la tristeza de sus ojos. Se lo hice notar a Pedro, y éste me explicó de la capacidad de sufrimiento de estos animales tan bellos, capaces de sobrevivir seis meses sin alimentarse por tener en el estomago un anzuelo de palangre desgarrándoles las entrañas, o de sufrir durante semanas enganchados en estas horribles artes de pesca antes de que lleguen los pescadores y terminen de darles muerte. Evidentemente, nuestra tortuga estaba recibiendo todos los cuidados que un quelonio de sus características puede desear, pero aún así, sus ojos me hablaban tal vez de una tristeza que se remontaba a los más de 200 millones de años que llevan habitando este mundo. Si el dibujo que acompaña estas letras no la refleja, es enteramente culpa de la mediocridad del artista, pero no pude dejar de intentarlo.

martes, diciembre 07, 2004

La batalla de Calblanque

Es el título del editorial de la revista Quercus del mes de diciembre.
También lo menciona El Naturalista Digital

sábado, diciembre 04, 2004

Las tribulaciones de un naturalista de agua dulce en alta mar VIII

Día 8: Mal tiempo al fin (30-XI-2004)

Y por fin se alzaron los vientos y el cielo se cerró, y al octavo día pudimos reposar. Según las previsiones que Toño había visto por Internet la tarde anterior, el viento soplaría con fuerza cuatro, lo que supone fin de esfuerzo de observación ante la imposibilidad de distinguir un delfín de una ola que rompe entre millones de otras olas rompiendo al mismo tiempo. Por lo tanto, no nos despertamos hasta por lo menos las nueve y media, todo un lujo con lo habitual, que oscilaba entre las siete menos cuarto y las siete. Más repuestos tras las horas extras de sueño, nos esperaba un día más o menos libre para poder descansar, pasear o lo que no viniera en gana. Por lo tanto, ante la imposibilidad de daros ninguna crónica naturalística de aquel día, aprovecharé para explicaros un poco como funcionan las cosas a bordo y que es lo que hacemos exactamente.
Esta campaña de salidas está enmarcada dentro de un proyecto científico subvencionado en parte por los fondos Life de la Unión Europea, y en parte por el Ministerio de Medio Ambiente y las distintas Consejerías de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma de Murcia y de la Junta de Andalucía, con el fin de evaluar la presencia, abundancia, estatus poblacional y unas cuantas cosas más de diversas especies de cetáceos y de la Tortuga boba en las costas del litoral andaluz y murciano, con el fin de declarar diversas figuras de protección para los mismos si se cumplen ciertos requisitos. Dicho proyecto está gestionado por la Sociedad Española de Cetáceos (SEC), y en el cual participa la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), grupo de aguerridos paladines medioambientales al que pertenezco. Para llevarlo a cabo se disponen de tres barcos, siendo uno de ellos el Else, que se encuentra en depósito judicial cedido a ANSE.

El Else es un bonito velero de dos palos, denominado orgullosamente por su capitán “goleta escuela”, construido en madera en Dinamarca en el año 1951, con una eslora de poco más de 15 metros y una manga de 4,5. El barquito tiene su historia, como os podéis imaginar, siendo su anterior propietario un traficante de droga que lo utilizaba para pasar su mercancía a través de nuestras costas hasta que lo pillaron y le confiscaron el barco. El pobre quedó abandonado mucho tiempo en una dársena de Escombreras, sujeto a las inclemencias del tiempo y al pillaje de los desconsiderados, por lo que quedó reducido a apenas una ruina antes de que ANSE se hiciera cargo de él y empezara a restaurarlo para fines más nobles. Al escuchar la historia todavía hay gente que busca cuadernas huecas en busca del compartimiento secreto de los contrabandistas.
Su capitán y responsable de todos los que estamos a bordo es Carlos, antiguo Capitán de Fragata de la Armada, curtido en mil tormentas y contador de mil historias, cada una más sorprendente que la anterior. Dirige el barco con mano suave pero firme, al igual que a la colección de aficionados que tiene por tripulación, con paciencia cuado se requiere, pero con voz de mando atronadora cuando la situación apremia. En un bar de Águilas vimos una foto del capitán del Titanic, y se parecía sospechosamente a él, con la misma corpulencia y la misma barba blanca. Cuando se lo hicimos notar se reía diciendo que era su hermano mayor, el único que había fracasado en su familia.
Digamos que el segundo de a bordo podría ser Toño, que en realidad es el coordinador científico de la expedición, bueno, y el encargado de la logística y de muchas cosas. Muchachote de Bilbao, se mueve por el barco con la naturalidad de quien ya lleva bastante tiempo navegando, subiendo a la cofa, descolgándose del bauprés para ayudar al capitán en las maniobras de atraque y muchas otras cosas. También se encarga de que los aficionados como yo aprendamos a distinguir un delfín, de digamos, una bolsa de plástico flotante, y a reconocer las siluetas de todas las aves marinas que nos encontramos. También es un gran imitador de Florentino Fernández y puede hacer que te rías sin parar durante la tarde entera.
Del resto de la tripulación, Amaia es la única que no va de voluntaria, sino a trabajar de firme, pues viene en busca de datos para su tesis doctoral, datos relativos a los tiempos de inmersión de los juguetones Delfines listados, o eso, o nos ha engañado para poder quedarse en la cofa más tiempo que nadie, pues había días en los que no podías hacerla bajar de ahí arriba ni tentándola con la comida del día. Lo bueno era escuchar las grabaciones que dejaba en la grabadora digital de la que estaba provista, relativas a las inmersiones de los delfines, en las que las palabras clave eran “sale y se mete” una y otra vez, coreadas por las risas de fondo del resto, que no podíamos apuntarnos.
El resto conformamos la morralla, como nos llama cariñosamente Carlos, los curritos embarcados para realizar el esfuerzo de búsqueda. Y ahí teníamos a María, la morena barcelonesa, la del móvil con ruidos raros, como relinchos de caballo y rugidos de tigre, con su particular y expresiva forma de contar historias, estudiante del Ciencias del Mar (y para probarlo llevaba unos cuantos apuntes para pasearlos y que se airearan), y la única que creo que no se dejó la cabeza de algún golpe en el camarote. También estaba Susana, de Ciencias del Mar también, valenciana con risa de delfín, lo cual creo que facilitó los avistamientos, de los cuales ella hizo varios, por lo que creo que Toño habrá pensado más de una vez en utilizarla como cebo, para ver si así aumentaban los avistamientos. Y por último, Patricia, bióloga a falta de una asignatura, la rubia del grupo, utilizada vilmente en más de una ocasión para engatusar a camareros y dueños de restaurantes en casos de necesidad, como el agotamiento del gas de la cocina del barco a medio hacer la cena, catalana al igual que María, pero de Granollers. Fue mi compañera de cocina y limpieza, y con paciencia soportó mi inutilidad en las artes culinarias. Poco le faltó para hundir el barco a cabezazos.
Y yo, claro, pero no me corresponde atodescribirme, pues solo soy el relator de las cosas que suceden en este fantástico viaje

Jose Luis

viernes, diciembre 03, 2004

Bohpal: Historia de la sombra química

Se cumplen 20 años de un triste aniversario, la noche del 2 al 3 de diciembre de 1.984 en la ciudad india de Bohpal una sombra química abrazó a esta población. Los efectos de la contaminación química de la zona supusieron la muerte 8.000 personas esa misma madrugada y otras 16.000 fallecieron posteriormente. Más de medio millón tuvo secuelas y 150.000 las sufren todavía.

Una fuga de 40 toneladas de Isocinato de Metilo en la fábrica americana de pesticidas químicos fue la responsable del desastre humanitario.

En la versión digital del periódico El Mundo se nos ofrece una crónica de los actos de conmemoración y un artículo sobre lo acaecido y sus consecuencias.

jueves, diciembre 02, 2004

Las tribulaciones de un naturalista de agua dulce en alta mar VIIe´n

Día 7: Sopa de tortuga (29-XI-2004)

Acompañados por el jolgorio y las risas características de la Gaviota reidora, la más abundante en el puerto de Águilas, dábamos buena cuenta de los cereales y magdalenas con chocolate de nuestro desayuno habitual en cubierta, mientras que el horizonte alboreaba con la luz de un día al que nos habíamos adelantado en nuestro madrugar. Satisfechos, nos preparamos a ayudar en la maniobra de desatraque, intentando estorbar lo menos posible mientras Carlos y Pedro, que se encuentra en prácticas para poder ser el también patrón de barco, nos dirigían con mano segura entre las dársenas del puerto rumbo a la bocana y a mar abierto. La mañana era fresca, pero sin gota de viento, y el agua estaba tan lisa como cuando llegamos la noche anterior, un espejo en el que se reflejaban los grises, rosados y dorados de un amanecer que no se concretaba por culpa de unas pocas nubes.

La sensación general era de amodorramiento, aunque ya estábamos repartidos en nuestros puestos y Pedro subido a la cofa, y, silenciosos, veíamos como quedaban atrás Águilas con su fortaleza y sus playas, la Punta de la Aguilica y la Isla del Fraile. El único ruido era el del motor del Else y el suave deslizar por el agua sin olas, por lo que cuando Pedro gritó: "¡Tortuga a estribor!" Casi me caigo a la cubierta del susto. Y era cierto, a estribor asomaba una leve ondulación en el agua, que Pedro había identificado como una tortuga, y allí estaba, una Tortuga boba (Caretta caretta) totalmente adormilada por lo temprano de la hora y el escaso calor del Sol que había recibido, levantando con pereza de vez en cuando una aleta o la cabeza. Entonces nos sacudimos los restos de sueño y empezó el movimiento en el barco, pues Pedro tomó la decisión de intentar capturarla para poder medirla y ponerle un radioemisor para hacerle un seguimiento por satélite, así que Carlos viró lentamente para situarse a su altura sin asustarla, mientras Pedro corría a ponerse el traje de neopreno. En dos minutos estaba todo listo, con Pedro encaramado a la borda del barco listo para saltar al agua y nosotros preparados para echarle una mano. Cuando nos pusimos a la altura del quelonio, ejecutó un salto digno de Batman, cayendo limpiamente encima del pobre animal, que debió de llevarse un susto impresionante al verse atacada por semejante tipo con la melena al viento. Evidentemente opuso resistencia, y una Tortuga boba de casi treinta kilos de peso puede ofrecer mucha, desde una capacidad natatoria y buceadora impresionante, hasta una boca armada por un potente pico que es capaz de hacer mucho daño si conecta bien. A la escala se tuvo que venir el fornido capitán, para que, agarrado por las piernas por nosotros, asomarse por la borda para izar semejante trasto a bordo, donde su humor no mejoró demasiado, bufando con furia y golpeando con sus grandes aletas. Rápidamente le cubrimos los ojos con una toalla, y haciendo honor a su nombre, la pobre se quedó totalmente ausente, facilitándonos la tarea de tomarle las medidas y rellenar una hoja con sus datos, mientras que le preparábamos un rinconcito en proa donde poder hacer con tranquilidad y sin alarmarse demasiado el trayecto hasta Cartagena, donde procederíamos al día siguiente a colocarle el radioemisor. El resto del día, aunque permanecía atento a todo lo que pudiéramos ver, a menudo se me desviaba la vista donde reposaba nuestro pasajero forzoso, con una toalla empapada cubriendo sus ojos negros y tristes, admirando el dibujo de su duro caparazón, o posando mi mano en la escamosa piel de sus aletas o de su cuello, sorprendiéndome siempre por lo frío de su tacto, tan distinto al nuestro o al de los animales de sangre caliente que estamos acostumbrados a tocar.
Aunque indudablemente aquel fue el acontecimiento del día, sucedió temprano, por lo que todavía nos quedaban cosas por ver. Como por ejemplo cuando bordeamos las instalaciones de una granja de engorde cerca de Águilas, que, debido a su proximidad a la costa, contaba entre sus visitantes habituales, además de a las inevitables Gaviotas patiamarillas, a unos cuantos Cormoranes moñudos, completamente negros, que estiraban sus alas al Sol para secarlas más rápidamente, en plan pterodáctilos emplumados, a un par de Garzas reales (Ardea cinerea), zancuda elegantísima de tonalidades gris azuladas con un pico amarillo fuerte y largo como una daga, y varios ejemplares de Garceta común (Egretta garzetta), prima de menor tamaño que la anterior, pero de un plumaje blanco níveo, contrastando con el pico y las patas negras.
El rumbo que llevábamos nos llevó a navegar relativamente cerca de tierra, en caso de poder realizar algún avistamiento de Delfín mular (Tursiops truncatus), la especie más conocida de delfín, pues es la preferida para recluir y explotar en los delfinarios. De hábitos bastante más costeros que las otras especies que he comentado en días anteriores, por lo que, si bien no tuvimos suerte a la hora de encontrar a dichos cetáceos, nos sirvió para tener una visión más cercana a la costa de la que habíamos tenido hasta ahora, pudiendo admirar todo ese tramo de costa virgen, probablemente el último que queda en el Mediterráneo occidental en tan buen estado, si exceptuamos a Cabo de Gata.
Así el día transcurría placidamente, sin muchos sobresaltos, pues solo encontramos un grupo de Delfines listados, que, eso si, se empeñaron en llamar nuestra atención con todo un repertorio de piruetas, desde el salto normal y corriente al planchazo de espaldas, mientras nos hacían compañía, enganchados a nuestra proa, y charlando animadamente con sus clicks y sus silbidos, que nos fue posible escuchar gracias a que Toño consiguió poner en marcha el hidrófobo del que disponíamos. Resultaba emocionante ver sus aletas a poca distancia en nuestro costado mientras intentábamos adivinar que cosas eran las que tenían que decirse estos verdaderos acróbatas del mar.
Ya al final del día, el capitán decidió lucirse y pegó al barco a los acantilados de Cabo Tiñoso, para despedir el día viéndolos caer a pico hacia el mar mientras el Sol los enrojecía y los teñía de oro viejo conforme se hundía en horizonte, molestando con nuestro paso a las numerosas gaviotas que descansaban en las rocas, graznando su mosqueo mientras nosotros reíamos y nos fascinábamos de ver los dibujos en las rocas y el contraste del rojo que les daba la luz crepuscular con el profundo azul zafiro del mar.

Por, fin, tras bordear Cabo Tiñoso y esconderse el Sol, enfilamos al puerto de Cartagena, cansados y satisfechos, con un huésped al que tendríamos que acondicionar a pesar de nuestro cansancio, pero contentos de hacerlo, ya que todo ello suponía ayudar al conocimiento de todo aquello que veíamos y que nos deslumbraba día a día.

Jose Luis

De todo un poco

Como habreis podido observar, llevamos unos cuantos días publicando el diario de a bordo de nuestro amigo Jose Luis, que se encuentra colaborando con ANSE y la SEC en el Proyecto Life Todos por la Mar. Todavía le quedan unos días de navegación por delante, si el tiempo no empeora demasiado. Creo que es una forma estupenda de conocer en qué consisten las campañas de avistamiento en este tipo de estudios, y de acercarnos al trabajo que desarrollan asociaciones como ANSE y la SEC para la conservación y mejor conocimiento de lo que, como comentaba Jose en una de sus reflexiones, nos es tan desconocido pese a ser tan cercano. Gracias, Jose, por el esfuerzo de estos días de sacar un rato para describirnos tan bien lo que has visto y lo que has sentido. ;-)

Cambiando de tema, estos días he descubierto un blog con un apartado sobre ecología de lo más recomendable. Un post que me ha gustado mucho trata sobre bitácoras y ecología, en el que se pregunta si realmente este tema interesa en la blogosfera, el nivel o interés de las personas que le visitan...yo también me pregunto si esto de las bitácoras pudiera aportar de algún modo algo efectivo, alguna manera de conexión si acaso, entre las personas con una cierta sensibilidad ambiental. Como poco espero que si alguien cae por aquí pueda aprender algo, de la misma forma que yo lo hago al preparar las historias. Tal vez sería un tema a pensar y debatir la forma en que internet puede hacer algo por el medio ambiente y la concienciación ambiental.

Otros blogs que hace más o menos tiempo que conozco presentan temas muy interesantes:
Reservoir Dogs comenta los varamientos masivos de ballenas en las playas autralianas.
El Pez recuerda la masacre de Bhopal y hace referencia al informe de Anmistía Internacional sobre este caso en el que los afectados siguen muriendo olvidados por completo por los responsables del desastre. Un entorno saludable parece únicamente un derecho de los privilegiados del primer mundo...a costa de los que no tienen voz ni fuerza para pensar ni de lejos en esto de la ecología :(
Y para seguir las últimas noticias del medio ambiente en Murcia El Naturalista Digital sigue con sus oportunos comentarios y su blog, que ahora presenta un nuevo colaborador.

miércoles, diciembre 01, 2004

Las tribulaciones de un naturalista de agua dulce en alta mar VI

Día 6: Rumbo a la Ciudad de las Águilas (28-XI-2004)

Maldiciendo en varias lenguas diferentes, nos levantamos como pudimos tras experimentar como es la zona de marcha portuaria de Cartagena, y no por que nos fuéramos de parranda, no, sino por que los baretos y discotecas distan de nuestro fiel bajel apenas veinte metros. Tras el inusual encuentro pasadas las dos de la mañana relatado en el día de ayer, todavía sobre las cuatro tuvimos que echar a un cierto número de intrusos que confundidos por el alcohol habían logrado subirse al barco, evitando las cuerdas que amarró Carlos por la borda con la fútil esperanza de que alguno perdiera los dientes en el intento. Tras comprobar que no fue así, y después de haber insuflado algo de vida a nuestros cuerpos con un lavado de cara con agua fría y el obligado café, soltamos amarras y enfilamos a un mar abierto brillante por el Sol de la mañana, pero un poco removido gracias a vientos de fuerza dos y tres.
El cansancio acumulado y el vaivén del barco combinados consiguieron que la mayor parte de mi tiempo libre entre observaciones buscara un rayo de Sol confortable sobre la cubierta a resguardo del viento para poder echar una cabezadita reparadora, dejando que mi cabeza vagara sobre el bello paisaje que se ofrecía ante mis ojos. El rumbo que tomamos nos conducía siguiendo la línea de costa hacia el Sur, a cierta distancia de la costa primero, pasando por las aguas de Puerto de Mazarrón tras doblar Cabo Tiñoso y pasar la Azohía, para alcanzar después el majestuoso Cabo Cope, con Puntas de Calnegre. El paisaje era sobrecogedor, con montañas litorales que en el caso de Cabo Tiñoso se desplomaban en acantilados de más de cincuenta metros directamente a un mar que se hundía setenta metros más hacia las profundidades, o que descendían con suavidad en planicies litorales de color pardo que llegaban al mar. Los colores del otoño podían llevar un poco a la melancolía, pues la mayor parte de la vegetación, gramíneas como el Esparto (Stipa tenacissima) o el iberoafricanismo Hyparrhenia sinaica, se encontraban secas, viéndose de vez en cuando las salpicaduras de verde provocadas por la única palmera autóctona europea, el Palmito (Chamaerops humilis) y otros arbustos, únicas plantas de porte grande en una zona donde no suele llover más de 200 mm de lluvia anuales y es la más seca de Europa, con más de 300 días de Sol al año. Es un paisaje sumamente hermoso, y más contrastado con el azul del mar. Aún así, la melancolía acabó por convertirse en tristeza y en un cierto resquemor de amargura y rabia, pues la mayor parte de lo que estaba viendo era ya suelo calificado como urbanizable en las supuestamente sostenibles directrices de ordenación del litoral de la Región de Murcia, que planeaban cambiar la soledad y la casi completa virginidad de dichas costas en lugar de veraneo para unos ochenta mil turistas más solo en la planicie de Puntas de Calnegre, contratando, eso sí, a los hijos de nuestra tierra como camareros y conductores de cochecitos de golf. Y cambiar los tonos pardos de esa tierra que vive y respira y reverdece a la más mínima lluvia con plantas que son joyas botánicas por su rareza y hermosura efímera, aunque solo fuera por un mes o dos a lo largo del año, por el estéril verde de los campos de golf, deporte estúpido y snob, practicado por aquellos con una necesidad de estatus directamente proporcional a su idiotez o inconsciencia.
Mi humor no mejoraba mucho al tropezarnos, por ejemplo, con un ejemplar joven de Alcatraz que arrastraba tras de si un sedal enganchado a su pico, o por lo menos eso esperaba yo, pues entonces tendría posibilidades de sobrevivir si el hierro se oxidaba y terminaba cayendo, por que si lo tenía en el buche, el pobre no viviría para cambiar su plumaje gris moteado por el majestuoso blanco del adulto.
A pesar de todas esas reflexiones tristes, pude ver mi primer Alca común (Alca torda), una especie parecida a un pingüino volador rechonchete, negro por el dorso y blanco en el vientre, que aleteaba con afán a ras de agua, o un Alcatraz adulto flotando en el mar que, de lo empachado que estaba de comer no podía ni alzar el vuelo, y que ponía cara de histerismo en cuanto pudo comprobar que nuestro barco le pasaría a menos de cuatro metros. Parece mentira lo expresivo que puede llegar a ser un pájaro, y más este, que es un poco tonto, como así denota el que en Sudamérica se le conozca como Pájaro bobo. A lo lejos, poco antes de llegar a nuestro destino, también pudimos ver la silueta como de paraguas volante de dos pollos de Flamenco (Phoenicopterus ruber), que volaban desgarbados, de un color pardo, pues todavía no habían adquirido los magníficos tonos rosados de su plumaje adulto.
En cuanto a nuestros amigos los delfines, tal vez se hicieran eco de mi sentir, pues durante la mañana vimos pocos, cuatro Delfines listados que apenas se entretuvieron con nosotros y un Calderón gris blanqueado por las numerosas cicatrices de su cuerpo. Ya por la tarde, el mar se calmó casi completamente, y se convirtió en una balsa de aceite más típica de los meses de verano que de pleno mes de Diciembre, que llamaba al baño de forma poderosa, e incapaces de resistirse a ese canto de sirena, mis compañeros se lanzaron al mar, con la excepción de Pedro, el capitán y la mía, que como indígenas de esta tierra supimos guardar las formas y no sucumbir a la tentación de darse un baño en Diciembre, con el agua a doce grados de temperatura. De todas formas, tampoco tenía muchas ganas, pues aún andaba sumido en mis pensamientos.
Para cerrar el día, ya con la otrora orgullosa fortaleza de San Juan de las Águilas a la vista guardando la Ciudad de las Águilas, pudimos contemplar con asombro como en dirección contraria a la nuestra, marchaban en larga caravana cerca de cien Delfines listados, que, sin ánimo para juegos, se me antojaban como refugiados de alguna guerra que daban la espalda a su tierra para buscar refugio en otros lugares, o en este caso, mares más tranquilos, ante la perspectiva que le esperaba a su hogar.
Y por fin atracamos en el puerto, que, dicen, fundó el bravo Eneas, hijo de Afrodita, al ver las numerosas águilas que volaban en su bahía y que todavía hoy perviven en las sierras de los alrededores, en su largo viaje que le llevó desde la huida de la destrucción de Troya hasta la fundación de una nueva patria en Italia, que con el tiempo se convertiría en la grandiosa Roma. Y acordándome de lo visto hoy, y pensando en lo que antes hubo en esta tierra, y lo que perderemos en un futuro próximo, desembarqué con mis compañeros en busca de un sitio donde poder tomar una cerveza y poder mandar a tomar viento al resto del mundo.


Jose Luis